Enfermedad de las Encías

Se estima que la mitad de la población adulta en los Estados Unidos tiene algún grado de enfermedad de las encías. Sin embargo, esas condiciones son 100% prevenibles y en muchos casos son reversibles con una buena higiene dental. La enfermedad de las encías se clasifica en 3 etapas: gingivitis (etapa temprana), periodontitis y periodontitis avanzada. Los primeros signos de la enfermedad de las encías incluyen sangrado, encías hinchadas, rojas o sensibles. A medida que progresa la enfermedad de las encías, se forman bolsas alrededor de los dientes, así mismo los tejidos y ligamentos que sujetan los dientes a la mandíbula comienzan a separarse. Los casos muy graves de enfermedades de las encías a menudo requieren un tratamiento con antibióticos para la infección, una limpieza profunda y posible injerto por medio de cirugía para revertir la recesión de las encías.

La enfermedad de las encías es el problema dental más común- y uno de los más graves. Si no se controla, la enfermedad de las encías puede provocar la pérdida de los dientes, y aumenta los factores de riesgo de otras enfermedades, incluyendo:

  • Diabetes
  • Enfermedades del corazón
  • Infartos
  • Los nacimientos prematuros o de bajo peso al nacer
  • Osteoporosis
  • Enfermedad respiratoria
  • Cáncer

La enfermedad de las encías tiene una mejor posibilidad de tratamiento cuando se diagnostica a tiempo, lo cual puede ser difícil de percibir ya que usualmente no causa ningún dolor a menos que haya algún problema. La mejor manera de identificarla es en su etapa más temprana durante las visitas regulares a tu dentista.

La enfermedad de las encías es una infección de las encías, ligamentos periodontales y el hueso de la mandíbula. Esto ocurre cuando la acumulación de cálculo (sarro) rompe el tejido saludable entre los dientes y las encías. Unas bolsas se forman entre las encías y los dientes donde la bacteria se acumula y se convierte en infección. La infección puede destruir el tejido de las encías y el hueso de la mandíbula.

En las primeras etapas de la enfermedad de las encías, notarás un poco de inflamación y encías sangrantes, tal vez un poco de mal sabor de boca. A esta etapa se le llama gingivitis. Usualmente no causa mucho dolor, pero es el primer paso hacia una infección más seria y es la única etapa de la enfermedad de las encías que es reversible. Si notas que las encías están hinchadas, sensibles o inflamadas o que las encías sangran cuando te cepillas o utilizas el hilo dental, presta mucha atención y no dudes en programar una consulta con tu dentista para que te hagan una revisión.

Una vez que la gingivitis ha progresado hacia la periodontitis o enfermedad periodontal, una etapa mucho más avanzada de la enfermedad de las encías, puede causar un daño irreparable al tejido y el hueso que se encuentran alrededor de tus dientes.

Las señales más comunes de la enfermedad periodontal son encías que se tornan rojas o moradas, encías retraídas que se están separando de los dientes, mal aliento, encías sangrantes e hinchadas, pus entre los dientes o dientes flojos.  Durante esta etapa, los síntomas pueden tratarse, pero la enfermedad ha progresado hacia una condición crónica. Si este estado empeora, es muy posible que pierdas los dientes a menos que busques un tratamiento que ataque esta infección agresivamente.

La mejor defensa en contra de la enfermedad de las encías es un buen hábito de higiene bucal rutinario. Cepíllate los dientes y usa hilo dental dos veces al día diariamente y mantén tus visitas al dentista cada seis meses. Nuestros dentistas revisarán si tienes algunas de las señales tempranas de la enfermedad de las encías, limpiarán los dientes y quitarán cualquier placa o sarro que encuentren.

Presta atención a los factores de riesgo, los cuales incluyen enfermedades hereditarias, diabetes, el uso del alcohol o tabaco, enfermedades cardiacas, osteoporosis, enfermedades respiratorias, sistemas inmunes que pueden ponerte en peligro o el uso de ciertos medicamentos. Asegúrate de hablar con tu dentista y dejarle saber si sufres alguna de estas enfermedades.

La gingivitis es reversible si se identifica y se trata a tiempo. Si estás en las primeras etapas de la enfermedad de las encías, tu dentista puede recomendarte una limpieza profunda para retirar el cálculo y la acumulación que se encuentra por encima y por debajo del borde de la encía. Este tratamiento creará un ambiente limpio en tu boca y le dará la oportunidad a las encías que se adjunten nuevamente.

Si la enfermedad periodontal ya está avanzada, tu dentista puede que sugiera un tratamiento más agresivo. Nuestros periodoncistas en Dallas, Fort Worth, Houston y San Antonio pueden tratar la enfermedad de las encías por medio de cirugía e injertos de tejido.

De acuerdo a la Academia Americana de Periodontología, los hombres no solo tienen una mayor probabilidad de contraer la enfermedad de las encías (afectando a un 56.4 % de los hombres en comparación a un 38.4 % de las mujeres), sino que también pueden sufrir serias consecuencias a su salud. La enfermedad de las encías presente en los hombres aumenta el riesgo de:

  • Problemas de la próstata
  • Enfermedades cardiacas
  • Impotencia
  • Cáncer

Proporcionamos atención dental de alta calidad en instalaciones de vanguardia, que cuentan con un aspecto moderno, una barra de café y salas especiales de juego y tratamiento para niños.

Nuestros doctores y nuestro equipo dental brindan un examen profesional minucioso, con especial cuidado para:

  • Ofrecer una visita dental cómoda y sin complicaciones
  • Asistir cualquier problema inmediato que puedas tener, incluyendo aliviar el dolor de las emergencias dentales
  • Responder a sus preguntas y que puedas tomar la mejor decisión en relación a tu salud oral
  • Explicar cualquier procedimiento en tu idioma de preferencia
  • Enseñarte cómo mantener tu boca sana

Odontología y ortodoncia accesibles y de alta calidad proporcionadas por personal atento en oficinas dentales de la más alta calidad.

Encuentre una Oficina