Diente Forzado Fuera de Posición

Un diente desalojado, término también conocido como un diente forzado fuera de posición o luxado, es generalmente causado por un trauma en la boca que ha ocasionado que el diente sea empujado hacia dentro o fuera de su zócalo (lugar). Para evitar un tratamiento doloroso y costoso del conducto radicular (endodoncia), éste debe ser llevado a cabo a la mayor brevedad posible.

Los accidentes, lesiones deportivas y un número de situaciones traumáticas pueden causar que un diente permanente se desprenda de su alvéolo. Cuando un diente se cae de la boca, es posible tratar de replantarlo y salvar la salud del diente.

Un diente suelto, también conocido como extrudido o luxado, generalmente es el resultado de un trauma en la boca, como una caída o accidente, esto causa que el diente se entierre o salga de su alvéolo. Para prevenir la necesidad de un tratamiento de canal caro y doloroso, un diente perdido debe tratarse tan pronto como sea posible.

¿Qué puedo hacer si se me cae un diente?

Un diente que se ha desprendido parcial o completamente se considera una emergencia dental y necesita tratamiento de inmediato en el dentista. Contacta a un dentista y haz una cita tan pronto como sea posible, el mismo día preferiblemente.

  • Si el diente todavía está en su alvéolo, trata de ponerlo en su posición original y presiona sobre la corona hasta que se ponga al mismo nivel que el diente adyacente.
  • Si un diente se ha desprendido completamente, enjuágalo con agua, no lo restriegues, y trata de ponerlo otra vez en su alvéolo.
  • Si no puedes acomodarlo nuevamente en su alvéolo, colócalo en un vaso de leche y ve al dentista inmediatamente.

¿Cómo es que el dentista salva un diente suelto o desprendido?

Es posible salvar un diente que ha sido desplazado de su alvéolo. Límpialo bien, guárdalo y ve al dentista.

El dentista comienza el proceso anestesiando y limpiando el área afectada.  Si el diente está intacto visiblemente, el dentista lo volverá a colocar en su posición original y lo estabilizará, después te hará una serie de radiografías para ver si la raíz de los nervios o los vasos sanguíneos están fracturados o dañados.

El dentista también puede recomendar pruebas adicionales en las citas futuras, porque las radiografías puede que no sean enteramente acertadas inmediatamente después de una lesión dental. El daño permanente a la raíz, el nervio o los vasos sanguíneos puede requerir un tratamiento de canal para prevenir la pérdida de color del diente o absceso, lo cual es una infección muy seria.

Si un niño sufre el desprendimiento de un diente, en particular de un diente primario, salvarlo puede que no sea tan complicado o serio porque los dientes permanentes todavía se están desarrollando. En el caso de dientes permanentes, es importante tratar de salvar y reposicionar el diente con la ayuda del dentista.

Generalmente, hay tres maneras principales para salvar un diente desprendido:

  • Usar un material compuesto de resina junto con un alambre y eso se adhiere al diente
  • Adherir un bracket ortodóntico a cada uno de los dientes comprometidos y conectar los brackets con un alambre
  • Fusionar una tela sintética o malla de metal en la parte posterior del diente o los dientes afectados

¿Cómo sana un diente desprendido?

Ten en cuenta que, sin una intervención dental, arriesgas permanentemente la pérdida del diente o causas una infección. Siempre sigue las instrucciones que te dan sobre el cuidado y la limpieza.

Una vez que el dentista haya vuelto a poner el diente en su alvéolo, puede tomar un mínimo de 7 a 10 días para sanar y asentarse en el alvéolo. Es esencial que le des seguimiento a tu tratamiento visitando a tu dentista. Si tras exámenes posteriores, el nervio del diente o los vasos sanguíneos están dañados, es posible que se requiera un procedimiento más extenso para salvar el diente.

Odontología y ortodoncia accesibles y de alta calidad proporcionadas por personal atento en oficinas dentales de la más alta calidad.

Encuentre una Oficina