Endodoncia

Un tratamiento de conducto, también conocido como tratamiento de endodoncia, es un tratamiento realizado para salvar un diente infectado. El dentista o el endodoncista realizan este tratamiento retirando el tejido infectado del canal interno del diente rellenando y sellando el diente. Un canal de raíz alivia la infección en un diente y es un procedimiento que puede prevenir futuras infecciones. Muchos pacientes experimentan alivio completo del dolor de dientes inmediatamente después de un tratamiento de conducto y pueden reanudar las actividades diarias poco después del procedimiento.

Un tratamiento de canales se lleva a cabo para eliminar el tejido erosionado o infectado de la parte interna de un diente afectado. Aunque los vasos sanguíneos y los nervios dentro del diente son importantes, una vez que se saquen las partes infectadas, el diente puede funcionar normalmente. Este procedimiento es una defensa contra la necesidad de extraer un diente, lo cual va a dejar un espacio en el lugar donde estuvo el diente.

Un tratamiento de canal quita la pulpa dental muerta con el fin de:

  • Eliminar la enfermedad o decaimiento – La infección de la pulpa puede causar dolor, problemas de salud y pérdida de dientes.
  • Prevenir infecciones en el futuro – Si no se elimina por completo, la infección puede permanecer y extenderse.
  • Salvar un diente – En el pasado, si tenías un diente con la pulpa enferma, se extraían. Ahora, el proceso de la endodoncia puede ayudar a mantener el diente. Incluso los dientes con un daño significante de la enfermedad o accidente pueden ser salvados con tratamientos de endodoncia, y pueden durar el resto de tu vida.

Un tratamiento de canales, también conocido como tratamiento de endodoncia, se lleva a cabo para salvar un diente cuando la pulpa dental dentro del diente se inflama o se infecta. A veces, no sientes dolor y no hay síntomas notables que te avisen que necesitas un tratamiento de canales. En la mayoría de los casos, el paciente siente dolor o tiene otro síntoma, como una infección, que alerta al dentista que un tratamiento de canales es necesario.

La erosión severa de los dientes, dientes quebrados, astillados o rotos, un trabajo dental desgastado o repetido pueden debilitar el esmalte y la dentina y exponer la pulpa dental del diente a la bacteria que causa infección. Generalmente, una infección te da señales que te alertan que algo no está bien.

Una infección por lo general proporciona algunas señales de advertencia. Si la pulpa de tu diente se ha infectado, es posible que:

  • Sufras dolor
  • Sientas prolongada o aumento de la sensibilidad al calor o al frío o la presión.
  • Ver una decoloración o una gran carie
  • Experimentes un sabor desagradable en la boca, incluso después del cepillado
  • Tengas en cuenta que drena pus en la boca.
  • Experiencias hinchadas o ganglios linfáticos sensibles.

A veces, no hay síntomas perceptibles, pero el dentista puede descubrir la infección durante una visita de rutina.

La pulpa dental es la capa viviente más interna del diente, la cual se compone de vasos sanguíneos, nervios y tejidos conectivos que pasan atravesando el centro hasta cada una de las raíces del diente. La pulpa dental tiene tres funciones principales: alojar la función sensorial a través de una red de nervios que reciben la sensación de calor y de frío; desarrollar dentina, la segunda capa dura del diente; proporcionar nutrientes al diente a través de los vasos sanguíneos. Aunque la pulpa dental le proporciona nutrientes al diente que está creciendo, un diente que está completamente desarrollado puede sobrevivir sin la pulpa dental porque el tejido que lo rodea lo va a nutrir.

El tratamiento de canales, también conocido como terapia de endodoncia, es un procedimiento bastante común y la experiencia es similar a hacerse un relleno de caries. Durante un tratamiento de canal, el dentista va a quitar toda la pulpa dental enferma del diente y va a limpiar el área.  Normalmente, esta es la parte que más tiempo se consume en el procedimiento porque el dentista necesita limpiar la infección y el resto de la bacteria. El espacio donde estaba la pulpa se llena con un material biocompatible y no reactivo llamado gutapercha y se cubre con un relleno temporal. Después de algunas semanas, el dentista te quita el relleno, chequea nuevamente por si tienes bacteria y te aplica una corona permanente si es necesario.

Llámanos tan pronto como sea. Recuerda, mientras más rápido detectemos un problema, más probabilidades tenemos de salvarte el diente. Es más probable que requieras un tratamiento menos extenso también.

Aunque muchas personas tienen miedo que los tratamientos de canales sean dolorosos, la mayoría de nuestros pacientes quedan gratamente sorprendidos porque sienten muy poco dolor o ningún dolor. De hecho, una reciente encuesta sobre endodoncia demostró que los pacientes que se hicieron un tratamiento de canales, tuvieron una probabilidad seis veces mayor de describirlo como un procedimiento “sin dolor” que los pacientes quienes no experimentaron el tratamiento.

Proporcionamos atención dental de alta calidad en instalaciones de vanguardia, que cuentan con un aspecto moderno, una barra de café y salas especiales de juego y tratamiento para niños.

Nuestros doctores y nuestro equipo dental brindan un examen profesional minucioso, con especial cuidado para:

  • Ofrecer una visita dental cómoda y sin complicaciones
  • Asistir cualquier problema inmediato que puedas tener, incluyendo aliviar el dolor de las emergencias dentales
  • Responder a sus preguntas y que puedas tomar la mejor decisión en relación a tu salud oral
  • Explicar cualquier procedimiento en tu idioma de preferencia
  • Enseñarte cómo mantener tu boca sana

Odontología y ortodoncia accesibles y de alta calidad proporcionadas por personal atento en oficinas dentales de la más alta calidad.

Encuentre una Oficina