Pérdida de Relleno o Corona

Pérdida de una corona o relleno dental

De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), un 90% de adultos en EE. UU. tendrá al menos una carie en su vida. Un relleno es un material hecho de composite que se usa para llenar el espacio que se formó por la erosión dental (destrucción del esmalte dental). Las coronas son una cubierta restauradora que tienen la forma de un diente y se usan para proteger y fortalecer la cúspide del diente dañado.

Dependiendo de la longevidad del relleno (o corona) y otras circunstancias, como lesiones en la boca, puede que estos rellenos o coronas lleguen a caerse. Asimismo, las coronas y rellenos pueden aflojarse debido a la erosión dental la cual puede degradar porciones del diente que mantiene la corona o relleno en su lugar.

¿Qué puedo hacer si se me cae una corona o relleno?

Aunque generalmente no se considera una emergencia, una corona o relleno que llega a caerse puede resultar en un dolor o incomodidad severa o molesta causado por la sensibilidad a la temperatura, presión o aire. Si es posible, se recomienda siempre que mantengas las coronas que se te cayeron en un lugar seguro, después, programa una cita con tu dentista lo más pronto posible.

Aún si el dolor no es tan intenso, no es una buena idea esperar a hacer una cita. Un diente que no está cubierto no va a ser tan fuerte o a funcionar completamente como la corona. Sin el material fuerte y protector de tu corona, arriesgas que tu diente se destruya aún más o permites que los dientes adyacentes se muevan de tal manera que ya no te quedará la corona.

Cómo controlar el dolor causado por la pérdida de una corona o relleno

El dolor provocado por una corona o relleno puede complicar tu vida innecesariamente, impidiéndote comer, masticar o incluso hablar. Puedes tomar productos que no necesitan receta médica para prevenir el dolor hasta que puedas ir al dentista. Pero siempre es necesario consultar a tu dentista para arreglar la pérdida de una corona o relleno, mientras tanto, si se te cayó una corona o relleno hay maneras en las que puedes repararlas en casa:

  • Si es posible, coloca la corona sobre el diente para proteger el área abierta del dolor que puede causar por estar sobre expuesta. Cubrir el diente puede protegerlo del aire o de las sensaciones calientes o frías. Sin embargo, antes de tratar de cubrir el diente con la corona, asegúrate que la hayas limpiado por dentro en su totalidad.
  • En la sección de higiene bucal y dental de tu farmacia puedes comprar “cemento” para reparaciones dentales sin necesidad de tener una receta médica y mantener la corona en su lugar temporalmente. Aplica el cemento dentro de la corona y cuidadosamente, sin mucha presión, vuelve a colocar la corona sobre el diente. Siempre consulta a tu dentista antes de usar productos como estos en casa. Nunca uses pegamento que no sea para los dientes ya que puede ser tóxico y puede causarte daño.
  • Si has perdido o ingeriste la corona sin querer, puedes usar cemento dental para restauraciones temporales, adhesivo o Vaselina y aplicarlo en la superficie del diente para que te ayude a sellar y proteger el diente de los elementos hasta que tengas la oportunidad de ver a tu dentista.

Odontología y ortodoncia accesibles y de alta calidad proporcionadas por personal atento en oficinas dentales de la más alta calidad.

Encuentre una Oficina